26 de marzo de 2012

Te perdí


¿Qué tal si pulsas play y escuchas el Dont´Worry Baby de los Beach Boys mientras me lees? ;)

El viento no había cesado de soplar con fuerza durante toda la noche, cuando lo hace así las persianas de mi cuarto tiemblan y apenas puedo conciliar el sueño. Me recuerda a aquellas noches que pasábamos juntos tú y yo, mirándonos con las luces apagadas.

Esperé al amanecer y bajé a mi playa, el mar estaba como yo: enfurecido por tu ausencia. Nada más pisar la arena me detuve y me descalcé, dejé mis botas donde el agua no pudiese tocarlas y caminé sobre la arena mojada, hasta donde las olas blancas se estrellaban con las rocas. Allí te perdí, allí se te llevó el mar, hace años.

Saqué mi cámara y apunté, disparé en el momento justo en que tú lo hubieras hecho. Creo que conseguí tomar mi mejor instantánea.

Ahora es tuya.

*Texto y fotografía (playa de la Alcaidesa): Ángel D.R.

20 de marzo de 2012

Tortilla de Patatas


-Frente a esta costa sucedió todo. Hace ya más de doscientos años.
-La batalla de la que me hablaste ¿verdad, abuelo?
-La misma, hijo. La mayor batalla naval de todos los tiempos, franceses y españoles frente a británicos.
-¿Y qué sucedió exactamente?
-La flota británica, comandada por el vicealmirante Nelson, bloqueó a la flota franco-española en Cádiz. Napoleón había ordenado en septiembre a Villeneuve, vicealmirante francés, que se dirigiese a Nápoles con todos los barcos pero... desobedeciendo las órdenes permaneció en puerto y puso rumbo hasta aquí, el cabo de Trafalgar, en octubre.
-Y aquí se encontraron.
-Sí. Los franco-españoles tenían 34 buques armados y casi duplicaban en hombres a la flota inglesa pero...
-¿Qué pasó, abuelo?
-Maniobraron mal - continuó el anciano mirando al horizonte-. Viraron de nuevo a Cádiz, y eso dejó expuesta a toda la flota a la artillería británica. Dicen que el rugir de la batalla y el sonido de los cañones llegaron a oírse a decenas de kilómetros a la redonda. Desde Algeciras hasta Cádiz. Como si una tormenta fuese a partir la tierra en dos.

El chico permaneció en silencio tratando de imaginar aquello sobre la línea del horizonte. 

-Las aguas se tiñeron de sangre - continuó el anciano-. Casi cuatro mil hombres murieron, la mayoría en el bando franco-español, otros tantos resultaron heridos y los británicos tomaron siete mil prisioneros. La flota francesa y española quedó reducida a astillas y cenizas.
-¿Y qué ocurrió con los almirantes, abuelo?
-Nelson murió en la batalla y fue enterrado con honores en su país. En cuanto a Villeneuve... Bueno, consiguió salir vivo pero fue apresado por orden de Napoleón por desobediencia, al poco tiempo fue puesto en libertad, pero meses más tarde lo encontraron muerto en su habitación. Le habían apuñalado en el pecho varias veces.
-Vaya...

El viento que había comenzado a soplar minutos atrás escaló la loma del faro y llegó adonde ellos estaban. El chico olisqueó en el aire un aroma familiar. Sonrió.

-Abuelo... ¿hueles lo mismo que yo?
-Bajemos, creo que tu madre acaba de destapar el tupper... - dijo sonriendo.

*Texto y fotografía (faro de Trafalgar): Ángel D.R.
*Fuente: Wikipedia.

9 de marzo de 2012

Zarandeado por el viento


Aparqué mi coche donde más lo podía zarandear el viento.
Bajé de él.

Me dejé zarandear.

Tomé mi cámara...
... Y caminé.

Caminé hasta que el horizonte pareció estar a la vuelta de otro mundo.
Caminé hasta que las olas me rugieron tu nombre. El mío ya lo habían olvidado.
Una y otra vez.
Repetían, rotas, tu nombre.
Cada una de tus letras están soldadas a un recuerdo.

Contigo.

"Nadie me encontrará en esta playa. Nadie", pensé.

Sonreí y seguí caminando.
Y mis huellas quedaban a salvo, en el borde inalcanzable del océano.

Caminé solo, hasta que el viento me hizo desaparecer.


*Escrito por Ángel D.R.
*foto: Playa de Cortadura (Cádiz)